google-site-verification=tO_iqvKGwwbhFiq_YtYzYmrV-eugu63mfwhKHHVNwHg
 
  • Colegio Humboldt

Una celebración entre letras

Fabián Fernández Stein brindó conferencia sobre el escritor Erich Kästner, como parte de la celebración del mes de Europa, organizada por la Embajada Alemana en San José y la Biblioteca Nacional de Costa Rica.


Bajo el título "Entre Letras y Estrellas", la Unión Europea y las embajadas de Alemania, Italia, España y Francia en Costa Rica, junto con la Biblioteca Nacional, organizaron una serie de cuatro conferencias virtuales sobre literatura europea, en el marco del mes de Europa. La Embajada Alemana estuvo representada por Fabian Fernández Stein, alumno del 12° año de nuestro Colegio. Fabián eligió para su conferencia a Erich Kästner (1899-1975), escritor que estuvieron estudiando en la materia de alemán.

Como dijo Fabián en su presentación, la mayoría de la gente conoce a Kästner como escritor de obras infantiles y juveniles. Obras como "Emil y los detectives" (1929) o "El aula voladora" (1933) han hecho al escritor de Dresde famoso en todo el mundo. Sin embargo, en la charla de Fabian se hizo evidente que la obra de Kästner abarca mucho más que esos temas. Kästner es también autor de numerosos poemas caracterizados por su propio estilo satírico-irónico. Así lo ilustra, por ejemplo, el "Romance Fácil" (1928), que Fabián eligió para su público:



ROMANCE OBJETIVO

Después de ocho años que se conocían

(y se puede decir: se conocían por entero)

de repente su amor perdido sentían.

Como otros un bastón o un sombrero.


Estaban tristes, y alegres se engañaron,

Intentaron besos como si no pasara nada.

Y se miraron y no sabían qué hacer.

Ella lloró por fin. Y él estaba presente.


Desde la ventana se podía saludar a los barcos.

Él dijo que eran ya las cuatro y cuarto,

hora de tomar el café en algún lugar.

Cerca, alguien practicaba el piano.


Se fueron al café más pequeño que había

Y empezaron en sus tazas a removerlo.

Estaban por la tarde allí todavía

Sentados, solos, ni una palabra les salía.

Y no podían comprenderlo.


Además, Kästner dejó muestras de la nueva objetividad de la época con su importante novela "Fabian. La historia de un moralista" (1931). Como ninguna otra obra contemporánea, esta novela ilustra los acontecimientos de Berlín al final de la República de Weimar, cuando la influencia del nazismo se hacía cada vez más evidente. Por lo tanto, "Fabian" y otras publicaciones críticas de Kästner despertaron el desagrado de los nazis. Kästner fue arrestado en varias ocasiones por la Gestapo, la policía secreta del Estado, y la llamada Cámara del Reich, dirigida por el ministro de propaganda de Josef Goebbels; y le prohibieron hacer más publicaciones. Las obras de Kästner fueron quemadas frente a la Ópera de Berlín el 10 de mayo de 1933. Así compartió el destino de muchos otros escritores proscritos como Tucholsky, Thomas Mann, Remarque y Freud. Lo peor para Kästner fue que él estaba presente, como testigo, de la quema de sus propios libros.

Bajo el seudónimo de Berthold Bürger, trabajó primero en secreto y escribió, entre otras cosas, el guion para la famosa película "Münchhausen", filmada en 1943, para el 25 aniversario de la empresa UFA. Cuando Hitler supo quién estaba detrás del guion, Kästner tuvo una estricta prohibición de escribir.


¿Por qué Kästner no se fue al exilio como muchos otros artistas? Muchos escritores, como Thomas Mann, emigraron al extranjero, pero Kästner se quedó y optó por la emigración interna. Él mismo dio la explicación:


Soy un alemán de Dresde, Sajonia.

Mi tierra no me deja marchar.

Soy como un árbol que, crecido en Alemania,

cuando tenga que ser, en Alemania se secará.”


Después de la guerra, Kästner siguió trabajando como escritor y se comprometió con la paz. A partir de 1965, todo se volvió tranquilo alrededor de él. Se retiró de la producción literaria y murió en Múnich en 1974.


Fabián explicó que para él, la particularidad de Kästner reside en el dualismo de su obra: mientras en sus libros infantiles y juveniles evoca un mundo más feliz, sus obras para adultos están marcadas por un humor sombrío e irónico que deja pocas esperanzas de mejorar las circunstancias.

Esto se ve claramente en el ejemplo de su héroe principal en la novela "La historia de un moralista", quien al final de la obra se ahoga cuando se arrojó a un río para salvar a un niño. El chico sale a la orilla nadando, pero el personaje principal se ahoga, él no sabe nadar.


"Que volvamos a ser como niños es una exigencia insostenible. Pero podemos tratar de evitar que los niños se conviertan en nosotros. " Con esta cita, Fabián terminó su impresionante conferencia sobre uno de los escritores alemanes más famosos del siglo XX y sin duda hizo que sus oyentes quisieran descubrir a Kästner de nuevo.


Texto de la profesora Dra. Nadja Braun

96 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo